Lo que debes saber antes de comenzar el tratamiento de ortodoncia con brackets

Los brackets son un tema común por la gran cantidad de personas que lo necesitan. Al mismo tiempo, este tratamiento está rodeado de muchas dudas por la poca información disponible al respecto. A continuación ofrecemos respuestas a las preguntas mas comunes que recibimos en nuestra clínica.



Creo que estaríamos de acuerdo si afirmamos que casi todos en algún momento han tenido inquietud por los frenos o brackets que se utilizan para arreglar los dientes. Puede ser porque le han referido que los necesita en su cita con el odontólogo, o porque lo usa algún familiar, o hemos compartido con amigos y colegas que los tienen y que pueden bien llamar la atención. Seguro que siempre se mueve algo de curiosidad por cómo esos “fierritos” pueden arreglar los dientes.





Puede resultar impresionante apreciar los resultados cuando vemos artistas de Hollywood u otras personalidades cómo eran antes de usarlos y que linda queda la sonrisa después.


Consideremos además que entre el 60 y el 80% de la población tienen alteraciones de la mordida y que por tanto son candidatos a los brackets.En nuestros medios digitales y en la clínica son muchas las interrogantes que nos llegan con relación a los tratamientos con brackets o de ortodoncia.


Por eso hemos elaborado este post respondiendo las dudas que más frecuentemente nos han referido los pacientes con relación a los tratamientos de ortodoncia con brackets. Propongo incluso dejarlo como una invitación abierta para que los que tengan alguna duda nos la hagan llegar.


Iniciamos con una pregunta nuestra para entrar en contexto:


¿Qué es la ortodoncia?

¿Qué son los brackets y cómo trabajan?

¿Cuando se deben usar los brackets y qué importancia tienen?

¿Cómo puedo estar seguro de necesitar tratamiento y que corresponde?

¿Cuál es el límite de edad para un tratamiento de ortodoncia?

¿Qué tipos de brackets hay? ¿Cuál recomendaría?

¿Los brackets duelen?

¿Qué tiempo dura el tratamiento?

¿Siempre se tienen que extraer dientes?

¿Qué no se puede comer con los brackets?

¿Cómo debe ser la higiene bucal?

¿Con los brackets se puede hablar con normalidad?

¿Se puede besar con los brackets?

¿Los brackets pueden dañar los dientes?

¿Puedo usar brackets si estoy embarazada?

¿Es necesario extraer las muelas del juicio para los brackets?

¿Después del tratamiento los dientes pueden regresar a su posición inicial?



¿Qué es la ortodoncia?


La ortodoncia es la especialidad de la odontología que se encarga del estudio y tratamiento de los problemas del sistema bucal y facial que comprometen la oclusión (la mordida) desde el punto de vista estético y funcional. Interesa a los dientes, los huesos que lo soportan que son el maxilar arriba y la mandíbula abajo, los músculos de la masticación, los labios, la lengua y la cara en su conjunto.


Los ortodoncistas pueden corregir las alteraciones por medio de aparatos fijos como los brackets (los más conocidos) y aparatos removible comúnmente conocidos como plaquitas o de “quita y pon”. La elección de cada uno depende de lo que se quiera lograr en cada paciente y de lo que se prefiera para lograrlo.


Es esencial para el tratamiento de ortodoncia seguir un riguroso proceso de diagnóstico para establecer los problemas del paciente, el tratamiento y el aparato de elección. Los especialistas más experimentados respetan esta regla. Es que se tienen que considerar más de 40 variables al evaluar al paciente y la combinación de estas es la que define que tiene el paciente, que debe y puede hacerse, incluso considerando varias alternativas y que cuidados hay que tener durante el tratamiento.



Ejemplos de aparatos de ortodoncia fijos y removibles.

Ejemplos de aparatos de ortodoncia fijos y removibles.














¿Qué son los brackets y cómo trabajan?


Los brackets son pequeños elementos que forma parte de las técnicas fijas de ortodoncia empleados en la corrección de los problemas de posición de los dientes, aunque comúnmente se utiliza el término para referirse integralmente a todo el sistema de tratamiento. En realidad cada diente tiene su bracket pues estos están diseñados para que cada diente tenga su posición ideal en el arco dentario. Alterar la colocación de los brackets puede afectar la posición de los dientes al final del tratamiento.


Las técnicas fijas se componen fundamentalmente por los brackets, alambres o arcos y los tubos que se colocan en los molares. Los brackets son el soporte, dicen como deben quedar cada diente. Los arcos ponen la fuerza para que los dientes se muevan. El arco pasa por cada bracket y se sostiene a estos con unas ligaduras de alambre o elásticas comúnmente conocidas como ligas, o con unas puertas que tienen algunos brackets conocidos como de autoligados.



Componentes de brackets fijos

Los componentes de las técnicas fijas incluyen a los brackets, arcos y tubos como los fundamentales pero se pueden emplear accesorios como ligas, resortes entre otros.












¿Cuando se deben usar los brackets y qué importancia tienen?


Los tratamientos con brackets se emplean para corregir malposiciones de los dientes que pueden determinar alteraciones estéticas y funcionales de la mordida. Las primeras son el primer motivo de consulta en ortodoncia. Aunque las segundas estén presentes, entre 7 y 8 pacientes de cada 10 que acuden por primera vez a consulta, lo hacen por su inconformidad con la belleza de la sonrisa, de sus dientes o la cara.


La belleza es un aspecto muy importante a considerar pues el cómo nos percibimos a nosotros mismos es clave para nuestra incorporación social. Está ampliamente documentado que las personas que tienen algún problema estético, a veces tan sencillo como tener los dientes anteriores con espacios entre ellos, se limitan para hablar, sonreir, conocer otras personas y asumen una actitud retraída e introvertida que puede afectar su psicología incluso.


Si asumimos que el concepto de salud de un individuo es el equilibrio entre lo biológico, psicológico y social, debemos ver que los problemas estéticos que lleguen a este nivel de afectación son un verdadero problema de salud.





Incluso la sociedad actual se ha hecho cada vez más visual y se han establecido estereotipos que sirven de paradigma para la evaluación de la belleza. Tristemente pueden influir subjetivamente y hasta intencionalmente a veces, en oportunidades de trabajo, en la atención que los maestros le dan a sus alumnos en función del atractivo facial. Hasta se ha documentado científicamente que puede determinar el nivel de severidad a la hora de impartir justicia a un acusado.


Por otro lado las alteraciones funcionales son muy diversas. La manera en que mordemos puede generar alteraciones posturales afectando el cómo andamos, nos paramos y dormimos. Algunos datos interesantes que sirven para entender la relación entre la mordida y otros problemas funcionales:


  1. El bruxismo o rechinamiento nocturno se desencadena por interferencias dentales cuando cerramos o deslizamos los dientes maxilares con los mandibulares. No está bien explicado el cómo, pero es un hecho que los dientes con problemas de posición que chocan antes que los demás en la mordida, producen hiperactividad muscular que se manifiesta con apretamiento de los dientes, principalmente de manera involuntaria y de noche.

  2. Hay una alta relación entre los dolores de cabeza y columna cervical y las maloclusiones. Al parecer se asumen posiciones de la cabeza compensatorias a la maloclusión con la consecuente alteración de los músculos que sostienen la cabeza y se insertan en la parte alta de la espalda.

  3. Se ha planteado que el 70% de los dolores de espalda que son de causa desconocido tienen relaciones con la maloclusiones.

  4. Los problemas funcionales pueden ocasionar problemas en el crecimiento y desarrollo de los maxilares y a la inversa. Un ejemplo clásico son los pacientes que respiran por la boca. Al no cerrarla prácticamente los dientes se mantienen brotando más aumentando el largo de la cara. La lengua se mantiene en una posición baja para garantizar el paso del aire y hace que el arco dentario superior no crezca en ancho. Son arcos estrechos en los que los dientes no caben y se ven encaramados. La nariz no se desarrolla siendo pequeña y afilada. Como no trabajan los músculos del tórax por ser fácil la respiración por la boca, aparecen escoliosis o desviaciones de la columna, se ve el pecho hundido y hasta los pies del paciente son plano.

Estos ejemplos hablan por sí solo de la importancia de resolver los problemas de la mordida y las alteraciones funcionales que de ellos se derivan.


"Hay una alta relación entre los dolores de cabeza y columna cervical y las maloclusiones"

Si se aprecia alguna inconformidad con la sonrisa, alteración evidente de posición de los dientes porque estén rotados, encaramados o con espacios, o si respira por la boca o tiene problemas al masticar puede ser que necesite tratamiento de ortodoncia. Otra necesidad de tratamiento es cuando se requieren mover dientes para hacer espacios en pacientes que van a ser tratados por prótesis.



¿Cómo puedo estar seguro de necesitar tratamiento y que corresponde?


Cualquier persona que sospeche que necesita el tratamiento debe acudir a una cita con su odontólogo. Lo examinará y le dará las orientaciones de rigor. Existen algunas alteraciones de la mordida y problemas de función que pueden ser tratados por el odontólogo general y los odontopediatras. Aunque seguramente los remitirán al ortodoncista que es el odontólogo especializado en el diagnóstico y tratamiento de las maloclusiones.


En todo caso es preciso hacer una evaluación y diagnóstico que incluye interrogatorio, observación clínica, radiografía panorámica, una telerradiografía, fotos clínicas y modelos de estudio. Con eso se define el diagnóstico individual del paciente y el plan de tratamiento. Es en esencia el que describe el paso a paso del tratamiento. Me gusta verlo como el plano de un edificio en el que se pueden prever el resultado final antes de empezar el tratamiento.





Lamentablemente existe mucho intrusismo profesional, doctores que sin ser especialistas en ortodoncia asumen estos tratamientos sin la menor idea de cómo resolver exitosamente el problema del paciente. En ocasiones resultan en tratamientos extremadamente largos, que agobian al paciente, no alcanzan los resultados ideales y lo que es peor, pueden producir daños al paciente como las reabsorciones radiculares o problemas funcionales de la mordida con posteriores trastornos de la articulación de la mandíbula con el cráneo cerca del oído. En tal sentido recomendamos al paciente que acuda con un profesional y que indague sobre sus credenciales.